Píldoras de felicidad

Píldoras de felicidad para tu rutina diaria

La felicidad son instantes que hay que coger al vuelo para exprimirlos al máximo. Por eso, conviene mucho ser conscientes de lo que hacemos en el día a día para llenar nuestras 24 horas diarias de alegría, placer y motivación, tres ingredientes de la felicidad que no podemos darnos el lujo de ignorar.

En esta oportunidad, te traemos un post de lo más optimista, con algunas pequeñas píldoras de felicidad que, aplicadas en tu día a día, por lo menos te ayudarán a ver el lado bueno y hermoso de la vida y, lo más importante, vivir en él.

Pildorasde felicidad

1. Recuerda hacer cosas que te aporten placer y alegría, aunque sea a pequeñas dosis.

Cada día es una oportunidad para practicar la felicidad. esta no siempre viene porque si, sin más, sino que muchas veces será necesario darle un pequeño empujón y ayudarla a que aparezca. ¿Cómo? Primero disposición, estar abierto a la posibilidad de ser feliz. Después, haciendo actividades que te aporten placer. Por ejemplo: dedica tiempo a tu deporte favorito, aumenta tus endorfinas. ¿Te gusta bailar? Con sólo diez minutos diarios podrás recibir sus beneficios. Ríe a gusto, aunque sea leyendo chistes de Internet.

2. saluda a tus vecinos

No es el saludo lo que te dará esas píldoras de felicidad que buscas, sino el hecho de la buena disposición hacia las relaciones sociales. sentirte parte de la comunidad y llevarte bien con tus vecinos es poner en práctica el motor de la socialización y ayuda a sentirse bien consigo mismo.

3. Crea una conexión entre tu trabajo y la felicidad

El trabajo es una rutina valiosa. Lejos de perder el tiempo pensando en que no te gusta (si ese es el caso) trata de encontrar conexiones entre tus rutinas y lo que te hace feliz. ¿El trabajo te aporta el dinero para llevar a tus niños de vacaciones cada año al sitio de os apetece? Pues ahí tenes una conexión importante. Fortalecer ese lazo te ayudará a ser más feliz realizando tu rutina laboral.

4. dedica unos minutos a reír con ganas…¡es una rutina que te hará más feliz!

Aunque lo hagas siendo escéptico, pronto descubrirás que reír con ganas te hace más ligero, ayuda a resolver problemas al verlos con menos preocupación y disfrutarás más de tu día a día. reír es un ejercicio balsámico para el cuerpo y lamente, pues mantiene a raya los nervios y reduce el estrés.

5. Sé más tu mismo y menos los demás

Tu eres el protagonista de tu vida…¡disfrútala al máximo! toma tus propias decisiones, avanza a tu ritmo y lucha por tus metas. Como en todo, no será fácil, pero te aportará autoestima, uno de los ingredientes de la felicidad que cada día hay que alimentar para que siga aportándonos equilibrio en la vida.