Claves para ser feliz

Claves para ser feliz

Claves para ser feliz

Reflexiones sobre la felicidad que nos dejan algunas claves

Muchas personas suelen pensar en la felicidad como un proceso abstracto, que se escapa a su control y sobre el que no tienen posibilidad alguna de influir. La felicidad es algo que ocurre fuera de ellos mismos y, llega o no llega, cambiando como cambian las estaciones del año, sin que se pueda hacer nada.

Pensar de esa manera no ayuda a nadie a ser feliz, porque deja en manos de otros tal posibilidad. La felicidad se nos escapa, como ilustra la famosa frase de Blaise Pascal;

No vivimos nunca, sino que esperamos vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos nunca.

Pero no podemos esperar a ser felices…¡hay que serlo ahora! la felicidad es como el pensamiento, que cuando tratamos de concentrarnos en uno, éste lucha por escabullirse entre otros. Por eso, para ser felices tenemos que utilizar un poco de estrategia, decisión y también autoría, sí señor, saber que  la única felicidad posible es la que tu puedes crear desde ti mismo, siendo su autor desde el primer momento.
 
Dicho esto pasemos a las cuatro claves para ser felices esenciales que habíamos prometido para movernos hacia la felicidad:
 

1. Tu felicidad la creas tu mismo. ¡Reclama tu propia autoría!

Aceptar que ser feliz es una decisión personal ayuda a aumentar nuestros instantes de plenitud. Ante todo, debes tener intención para sentirte a gusto y realizar acciones que te muevan hacia estados de alegría, de placer reconfortante y duraderos. Saber qué acciones, tareas y pensamientos te hacen ser más feliz, y entonces,  usar esas herramientas a tu favor.
 

2. La felicidad sólo puede ocurrir en el ahora, en tiempo presente.

¿Cual es el mejor momento para ser feliz? pues ahora mismo. El que disfruta del momento presente crea estados de felicidad. El pasado siempre tira, el futuro nos preocupa. Pero el presente aporta la delicia de controlar en lo posible nuestras acciones, permitiéndonos disfrutarlas al máximo y sacar el mayor provecho de nuestra cotidianidad.
 

3. La importancia de la autoestima.

El amor propio es más que orgullo personal. Saber que tu valor como ser humano no puede venir de fuera, sino que llegó contigo apenas empezar tu existencia es muy valioso. A partir de ese amor esencial, hay que empezar a trabajar en el amor hacia la propia persona. Respetarse, no agredirse ni en los peores momentos, valorar pensamientos y acciones, saber alentarse y darse apoyo espiritual a si mismo, reír consigo mismo y con los demás. Todo forma parte de la autoestima sana y equilibrada, necesaria para ser feliz.
 

4. Perdonar para seguir adelante.

Para nadie es un secreto que los odios crean una carga sobre las personas, mientras que perdonar producen liberación. El problema del odio es que aporta demasiado valor a “algo que está fuera de nosotros”, mientras que nos debilita tanta física como emocionalmente. No resulta fácil perdonar a quién nos ha hecho daño, pero resulta esencial olvidar y dejar a atrás acontecimientos y personas que no nos aportan alegría ni entusiasmo, sino todo lo contrario. De esa forma, andaremos por la vida más ligeros y más a gusto, sin lastres que nos permitan crecer como personas y ser felices.
Y tú…¿qué piensas de la felicidad? Nos encantaría saber qué claves para ser feliz utilizas.